Duda estelar

Puede que esta cárcel sea especial y que sólo exista sitio para este cuerpo, la estrella me mira estupefacta desde las rejas de mi soledad , sólo un cristal nos separa.

Cierro los ojos y la toco con labios, mis sábanas añoran su luz, cuando de nuevo se oculta tras el ocaso.

Quizás nunca esperó que otro cuerpo ocupará corazón, fallido intento de eternidad.

Ahora reclama su lugar, precisamente entre las hojas de nuestro querer y con su brillo intentará tocar el sol.

Derrite casi todo el amor, pero aún queda rastro de él en pequeñas pupilas de su mirada.

Lo sabes, lo sé.

¿Qué hacemos?.

Deja un comentario