Crueldad

Cientos de excusas

caen por el precipicio,

golpean belleza

buscando motivo.

No sintieron nada

cuando arrancaron

sus pétalos

deshojando te quieros.

Ni cuando pisaron

inocente en busca

de alimento

en las frías cuevas.

Pusieron humo

en susurro de boca,

respiración explotó

en miles de trozos.

No tuvieron piedad

y al crecer continuaron

cultivando crueldad.

Ahora la venden

bien envasada

precintada al mundo,

y a distancia

de manos pequeñas.

La maldad es arma

que se esconde

en las edades,

y continua en la adulta

hasta llegar a sepultura.

Deja un comentario