Bancos en el camino 8 Abril 2019

Lo vi tan sólo que recordé mi soledad.
Me senté y sobre su regazo sentí la vida acariciar mi herida.
Paré mi paso y su sencillez me enamoró.
Sintió la tormenta sobre su piel y dejó cuerpo caer.
Detuve mirada, paré a respirar la belleza que su cuerpo rebosaba, sentí su vida tras lo inerte.
Percibí cuerpo encadenado como propio, era yo quién era presa.

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s