La caída del Imperio

No me dolió la cerveza

derramada por el suelo,

no fue eso, no.

Cuando sentí aullido

huir de mi boca,

bajé mirada.

Sólo veía restos de pasado

luchando por regresar

al vacío de memoria.

Ya, era tarde.

Deja un comentario