La estación

Pétalos caen el regreso

de trenes perdidos,

añorando ruido de pieles

al rozar orilla que abrazan.

No busca mano parando paso,

opciones pasan de largo

aferradas al pasado.

Cada cese era vida,

cada vida cese,

y melodía metálica

deplorando prisa.

No existe apuro

en coger hora perfecta,

viejas locomotoras

calman latido.

No espera, va,

ojos abiertos

entre voces ausentes,

calman furia del alma .

La vida no espera,

tu tren está llegando,

destino próximo ...

¿cómo quieres llegar?.

Deja un comentario