Noche

Escucho la vida,

me siento

tan insignificante

entre sus brazos.

Agacho mi cabeza,

cierro los ojos

y escucho las voces

del bosque,

justo cuando crece

el miedo del hombre.

Deja un comentario