Rompiendo silencio

Mi corazón late con fuerza,

busca entre cada latido,

como si el sonido

no fuera suficiente,

para cubrir las mañanas.

Ve el amanecer

y eterno silencio,

rompo con mis manos

las distancias.

Lo prometí,

iba a escribirlo

y esto es tu poema

para traerte de vuelta.

Lo siento

llevo años de retraso,

pero me despisté

jugando entre ruido.

Este es tu poema,

quiero que sepas,

que no hay mayor

silencio …

el qué mora

en compañía.

Deja un comentario