Fortaleza

Allá lejos tu recuerdo,

detrás de un hilo

penetrando agua,

cebo de recuerdo

que te atrapa

sin esmero.

Mis olas se desvanecen

al chocar contra su muro,

las grúas se crecen

cuando nada se sostiene.

El faro apagado

no muestra camino,

mientras el viento

alborota todos mis cimientos.

Aquellas bolas amenazan

de nuevo con ser engullidas

por espuma que se crece.

El mundo visto desde aquí,

sigue siendo

el mismo de ayer,

soy yo la que ha cambiado

y rompe con sus versos

cualquier ala que me ata.

Aquí al menos

el daño se controla

y con mil cimientos

se construye una fortaleza.

¿La ves?, la verdad, yo tampoco.

Deja un comentario