Pinochos

El péndulo se mueve

de una nube a otra,

vota sobre la antena

y se desplaza

sobre ella.

Aspirando amanecer

sobre tejados rotos,

ha llovido demasiado

en los cristales

del mundo.

Es hora de secar lágrimas,

y mostrar el lado

oscilante donde caminamos,

manteniendo equilibrio

sobre la tejas cayendo.

Un ladrido despierta,

los pájaros responden,

silencio invade mi cama,

tirando de mi cuerpo

pausando veleta.

Los Ríos corren al mar,

las montañas al cielo,

los enamorados a los besos,

las hojas al viento.

Y yo sigo empeñada

en ser Don Quijote,

pegarme con los gigantes

que golpean mi puerta.

¿Quieres apagar furia?,

podemos juntas

con lanzas

de viejas manos.

Es hora de ajustar cuentas,

decirlo bien alto,

Pinochos han sido malos

por querer regresar pasado.

2 comentarios

Deja un comentario