Vikinga

A mi lado en la esquina del Universo se crea una historia, en ella la vida corre aventuras, seca sus lágrimas y se construye una barca.

Mi orgullo la abraza y la recoge del suelo donde de vez en cuando deja reposar cuerpo.

Una vez soñé con la deriva de una calavera y dejé mi bandera de pirata debajo del hacha que esperaba regreso.

Un día caminé sobre la embarcación de miles de motivos y dejé los camarotes de mi alma abiertos para que nunca volvieran a sentirse presos.

Ese momento en que asaltas arena y dejas el ancla del sentir abandonado en lugar seguro … es el preciso momento en que tomas por derecho lo privado en el tiempo.

Y reclamas con furia en corazón aquello usurpado sin razón, que tener arma en los labios no es motivo para coser latido y que el cielo que mostró regreso no peslle ahora sus ojos ante este lamento.

Zarpo hacía otra tierra y veo la despedida entre los escombros del pasado.

No me esperes.

Quizás, la mar lleve mi barco a otro puerto, es posible que tus silabas no estén amarradas a ningún recuerdo y el olvido del tiempo no sea … más que un intento.

Deja un comentario