Dependencia magnética

Dos corazones

buscan atracción

aunque estrellas,

acaben

repudiando brillo.

Algunos insisten

en atraer sentimientos,

fingiendo contener

diamante de deseo.

Joyas piensan

en otro latir

y la fuerza de atracción

se va perdiendo en el tiempo.

El campo del sentir

es caprichoso bosque,

siempre se deja regar

por quién menos

sabe cuidar.

Deja un comentario