Doble moral

Agacha cabeza escondido, cosiendo besos con ego lleno, no era capaz de mirar la luna, aunque sí recordaba que un día dijo amarla. Ella no sentía calor, y tuvo que calentarse en intento de vuelo, él jugaba a doble juego, mientras la reina se creía única otra nido calentaba. Curiosa la historia que siempre se repite y cuando ella contorneaba cornamenta metiendo nube, otro pájaro cerca observaba , globo hinchado es besado con permiso del viento. Opulente corona cae, es infiel en los datos del ciprés, las dos reinas han huido y el tablero, sin remedio, ha caído.

Deja un comentario