Silbido de sirenas

Existen dolores ajenos al mundo, habitan en pequeños corazones, cuando la noche se acerca.

Quejidos, apenas susurros agazapados sobre las hojas que reposan en el suelo.

Existen amaneceres donde las nubes todo lo cuentan, estancadas en la mirada, silencio cantan.

Gente, con corazas roídas y corazones que se ven latir con fuerza tras una gran sonrisa.

Y todo ocurre, mientras los ojos se cierran, la mente se cubre de niebla y las etiquetas colocas.

Existen niveles de conocimiento que no tienen valor en moneda, y crecen como semilla fértil en tu tierra.

No pierdas el tiempo con el silbido de las sirenas, es humo que todo dispersa.

Deja un comentario