Cuarta cumbre

Avanzo contra pronóstico

por camino hacia cumbre,

ella tan lejana en su soledad

y yo dispuesta a perturbarla.

Sonríe cuando huele cercanía

con suave brisa

de puro aroma,

abre su corazón

y un contrato

se resguarda en sangre.

Promesa

de que un día,

volverá.

Aquel papel mojado,

valía poco

para tanto juramento.

Al anochecer

en el cielo,

las estrellas

la ven llorar.

Por una promesa

rota

antes de ser palabra,

cesó inerte vida .

La ves mirar al viento

con la esperanza del eco,

sólo un susurro,

aquí … estoy.

Deja un comentario