No hay manera

Aquella sonrisa

rota de dolor,

cantando a la luna

con gran ternura.

Las cuerdas

vibran entre ondas

milenarias

observando distancia.

Voz envolvente

sudando deseo

de rozar el sol

con ardor de labios.

Cielo azul atraes imagen

y timidez de la piel

al sentir rozar

ramas buscando viento.

Raro el mundo

que sin buscar encuentra,

extraño sentir el alma

aún con tiritas … cayendo.

Deja un comentario