Rugir

Agazapado en cueva,

ligerando pluma

flota en mirada

agotando despertar.

Confunde lamento

en el sonido de la noche,

iluminando oscuridad

avisa.

No te acerques

a mí aliento,

para soltar un puedo

y dar media vuelta

a una vocal que te enreda.

Te lo dije cuando te acercabas

con la eternidad entre los dientes,

no roces mi piel,

si no vas a acariciarla.

Ahora sangra tu orgullo

cuando el eco te envuelve

y los recuerdos acechan,

demasiado aviso para

tan corta expectativa.

El rugido ya no asusta.

Deja un comentario