Koala

Dicen que te mueres, que tú ADN se debilita entre los humos de los inteligentes, nada sirve la sabiduría de tu sangre cuando corre tu luz entre los árboles.

Te largas de este mundo con la tristeza de haber sido extinguido por quién destruye y odia en lugar de amar, amar sin intentar cambiar, sin modificar la línea de la genética que busca adaptación ante tanta usurpación.

Antes de irte ya te despido, siento que una parte de mi corazón se ha ido en tu mirada triste, soy yo la culpable de tal destrucción por simple hecho de nacer humana.

No existe disculpa para tanta avaricia, ni tanta ansia de llenar bolsillos para acabar congelado, en volátil ceniza o devorado por los gusanos de nuestras entrañas.

El mundo nos mira desde las nubes, detrás otras vidas observan como poco a poco destruimos el mundo que nos vio nacer.

Todos y todas somos cómplices de su muerte.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s