Vacío instante

Ves amanecer disperso entre atardecer, confuso bajo las lágrimas del mar.

Los cimientos cayendo ante la seguridad de un nuevo día aunque el granizo te reviente.

Ves ese corazón vacío, roto en mil pedazos rogando piedad en cada sonrisa.

El cielo esperar algún viento golpeando mejilla y acunando ganas en cualquier horizonte perdido.

¿Verdad que lo ves y no son sueños durmiendo despiertos en la azotea de un pensamiento?.

Dime que ojos no están ciegos ante tanto vértigo al cruzar el acantilado de unos versos.

Tanto dolor … tiene un beso que cura el escozor de la última herida y que dejará algún día de sangrar.

El tiempo dicen que cura, ¿cumplirá su promesa y traerá de nuevo la tranquilidad en un sorbo de vida?.

Silencio.

Sabia respuesta aguarda en cobardía lejana, volando lejos del viento donde cae la soledad en un colchón de esperanza rota.

Dale color a este poema repite apagada voz, entra el sol por la grieta de la pared y percibo el calor asustando despertar.

No hay más.

Deja un comentario