Microrrelato Corrada de la Poesía- Oviedo. Manos en un Viernes.

Noche de cualquier fin de semana, pudiera ser que fuera Viernes, siempre me han parecido más apasionantes que los sábados. Una invitación, supongamos que el azar quiso ver lo que sus manos creaban. Pudiera ocurrir que antes de esa invitación ya tuviera su corazón y que ella disimulase para que el latido no desvelara resguardado secreto. Quizás una mesa en un bar repleto de historias, una cerveza y su mano sobre ella. Deja deslizar por descuido la suya y ocurre … se tocan por primera vez. Ese fue el primer orgasmo con el miembro más sutil que pudiera encontrar y es que … sus manos sobre las mías fueron más suaves que cualquier acto de amor.

Los pocos me gusta decidieron que este texto no fuera ni siquiera seleccionado. Lo expongo de nuevo porque este es mi segundo microrrelato ajustado escrupulosamente a las normas de desarrollo solicitadas, ni una coma, ninguna sílaba de más ( aunque ahora he cambiado un suaves por sutil, y me faltaría una sílaba, pero como es un deshauciado puedo hacerlo jjj). Me sigue pareciendo hermoso, no sé, será que lo veo como una madre creadora.

Deja un comentario