Somos de barrio

Aveces el barrio regresa a ti y te sientes parte nuevamente de él, te saca una sonrisa y hace percibir que aún cuando el mundo se derrumba … él estará ahí.

Pase lo que pase, heridas se han cerrado y la humildad de los besos abraza con el amor que sólo quién en su piel ha sentido … sabe entregar.

El respirar de sus noches atrapa la soledad, dando toda una lección de que la carencia no es importante, cuando viene repleta de sentimientos y son entregados desde el alma.

Llueve y el sol se ha ido, iluminando camino y tanto ha dejado en su corto andar que nadie podría cambiar, lo que éste corazón palpita mientras las gotas frías caen sobre piel y la esperanza renace del ocaso de la madurez.

Deja un comentario