Ante todo mujer

Sólo veo ojos,

ojos escondidos en tristeza,

prisioneras de creencia.

Me zambullo en mirar

y siento su mordaza

sobre mi piel.

No ve el mundo

Y el mundo no la ve.

Adivino gestos

entre el calor

de un dueño.

Siempre dos pasos

por detrás,

de lo que pudiera llegar.

Y mis pensamientos rehenes

entre lágrimas escondidas

tras un pañuelo,

secan su mar.

Vida encerrada

en edades pasadas,

sólo por el hecho

de nacer mujer.

Basado en el cuadro Mujer y Burka de Ángeles Palomeque Barroso. Exposición Pinacoteca «Eduardo Urculo».

Deja un comentario