Lo que ves

Fachada impoluta

alto orgullo,

mundo a tus pies

sin dueño ni amo.

Sin precio.

Coraza rendida

orgullo mutilado

mundo encima,

posesión con tasa.

Se vende.

Nunca quise etiqueta,

muros caían,

buscando reforma.

Demasiado precio

para tanta muralla,

en silencio observó

y con tristeza en raíces,

cuelgan cartel.

Me venden.

Cabellos descolocados,

goteras cayendo,

mojan labios

y no quiero.

Siento la punta

sobre mi espalda,

lloro silencios

en miles de palabras.

Propiedad me mira,

desea estirar mi piel,

para aparentar juventud.

No sabe que la vejez

tomó la noche

de mi tejado.

Me vendo.

Y lloro al sentir,

esposas en mis ventanas,

mi libertad se esconde

tras ellas.

Vendida.

Basado en el cuadro Fachada Vieja de Jose Luis Repiso. Exposición Pinacoteca «Eduardo Urculo».

Deja un comentario