Mala palabra

¿Presencia?,
tacha de cruces perfectas,
orillas de ignorancia
bailando sobre resaca de vida.

Efímero sonido del viento,
verano huído
tras correa del control.

¿Ausencia? apatía,
liberándose presa
carnet de identidad caducado,
de tanto uso sin cuidado.

Existen bellezas
donde tus ojos
ponen curvas
que nunca supiste tomar,
y trataste de cambiar.

Sí existen,
con sus kilos de más
y pastilla bajo brazo,
se alejan con cebo liberado.

Cuando un ser trata de cambiar a otro ser para adaptarlo a su expectativa, es necesario correr tan rápido y audaz como el sonido sobre unos oídos, como el brillo de una estrella ya ausente, sólo así se mantiene el ser completo.

Deja un comentario