Olores eternos. Dos poemas.

La hierba recién cortada,
olor que se cuela,
por mis fosas
nasales.

El botijo de barro,
lleno de agua,
marcaba la dificultad
para saciar la sed.

El sabor de la comida,
cocinada a fuego lento,
en la cocina de leña.

El degustar del ajo,
sobre patatas caseras,
mis papilas gustativas
se deshacían
en sencillos
placeres
culinarios.

Ropa tendida,
y yo empeñada en pasar,
por debajo de ella,
tacto que acaricia
la inocente cara.

Esa pequeña fuente,
que tornaba enorme piscina,
para luego ceder paso,
al cemento tomador
de cuerpos empapados.

Libertad total,
sólo los búhos,
marcaban el tiempo,
de la retirada.

Reuniones,
cuando la noche,
se apoderaba del día,
bailes escondidos
del mundo y que
nadie, sentirá jamás.

(MIO CCLII)

______________________

El aroma seco

atravesando cuerpo,

volando crujido

sobre aroma del recuerdo.

Cae las gotas de barro

sobre dura labor,

el peso de su vientre

sobre cielo del pasado.

Aromas de ajo

se cuela con el calor

del ardiente fogón,

llenando mi ventana.

Fantasmas de juventud

corren con el viento,

juegos a esquivar

suave roce evitar.

Fuente de vida

aroma de mi tierra,

grande recuerdo,

pequeña magnitud.

Cuerpos mojados

ríen libertad,

estirando piel

para secar alegría.

La noche nos echaba,

grillos cantaban

lobos aullaban,

era su hora.

Planchas de metal

calentando sábanas,

mientras conversación

nana dormitaba.

Tiempos pasados

nunca volverán,

las velas consumidas

testigos serán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s