Universidad

Pasábamos las noches entre apuntes y risas, dónde quedaron aquellas noches, crecimos y las heridas sin cicatrizar estallaron entre mensajes, dejé verter toda mi irá rellena de dolor buscando disculpa.

No la hubo y las risas pasaron a lágrimas y las voces se convirtieron en espadas que atravesaban mi cuerpo.

Aquellas noches, fueron mentira, aquellos besos obligados y aquellos abrazos forzados.

Lo entendí cuando la ausencia besó mi corazón, entonces comprendí que la amistad no son risas, sino saber estar cuando huracán azota con verdad.

Un comentario

  1. Ya te tengo en favoritos de Google 😘 ya puedo leerte tranquilamente.
    Es que me encanta como escribes,como persona más.
    Te quiero😘😘😘😘😘

Deja un comentario