Voces del destino

He tendido corazón

en las cuerdas del destino,

quizás el azar

acierte con más tino.

Me he cansado

de buscar

aguja entre paja,

desisto de tal entrega con mordaja.

Declaró insolvente mi cuerpo

ante amores de saldo,

trabajos de esclava

y egoísmo amargo.

Giro la mirada

parece orgullosa,

¡aleje su osa

no merece brillo!.

Miro al cielo

no le veo,

me canso de tanto silencio

y escucho ascensor de nuevo.

Abro los ojos,

la gran ciudad,

pequeña mujer

camina soledad.

Corazón

seco está,

viento de madurez

arriando tozudez.

He tendido alma

buscando estrella,

quizá tenga más suerte

de encontrarla sin espera.

Ha llovido,

corazón y alma

en río hundidos,

la barca lejana

no escucha

los ecos

de las voces

del destino.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s