Tango

Pensamiento triste

busca roce de ramas

ansiando acariciar

el tronco de su piel.

Sensual emoción

aislada y sin perdón.

Danzamos

como si final no existiera,

nuestras almas lo supieron,

pero nada apagaría deseo

en balcón del recuerdo.

Buscan huellas seguir las tuyas

las tuyas persiguen las mías,

ambas se pierden

en el cielo roto.

Bailamos tristeza

al ver ocaso caer,

nieve llegar

y distancia aumentar.

Existen danzantes,

durán un sueño,

y también baile

esperando dueñx.

Nunca debieron volar,

rompen lánguida mirada

en turbio latido.

Sea como sea,

la vida es movimiento,

tú decides

si llorar eternidad

o saltar sobre tu tumba.

C’est la vie!

Enrique Santos Discépolo, uno de sus máximos poetas, definió al tango como «un pensamiento triste que se puede bailar».

Tango queer, propone bailar el tango sin que los roles estén fijos al sexo de quienes lo danzan. Por lo tanto, en este estilo, son frecuentes parejas de baile del mismo sexo y se intercambian los roles de conductor y conducido

https://youtu.be/SJ1aTPM-dyE

Un comentario

Deja un comentario