Ni puta idea, nada importa

En esa playa, azul paraje, siente la arena en sus pies, oye gaviotas volar, mecen los árboles desnudez.

Nada importa.

No sacará fotos de fachada, no es importante, coraza no busca admiración ni responde halagos pretenciosos.

Nada importa.

El mundo y ella y el espacio tridimensional donde flota la verdad del verde de sus copas, una puerta abriendo memoria y el viento…

Nada importa.

Baja al fondo de la vida, bucea entre arrecifes de miseria y ve la belleza donde los ojos cómodos jamás podrían mirar.

Nada importa.

Habla maternidad es madre, habla maltrato lo ha palpado, habla de pobreza calada en sus huesos.

Nada importa.

Sólo si tiene título y nombre, si ha remado miles de barcas que otros han hundido por uso despiadado.

Nada importa.

Cómo va a importar el río que corre en libertad regando los campos sin percatarse de quien moja a su paso.

Ni puta idea.

Un comentario

Deja un comentario