Vida

Vida crece en vientre, alimenta cuerpo, aguarda, emana sed de río, crece y con manos en mar de oscuridad bucea mirada, nada hacia laberinto del instinto, escucha voces fuera de la cueva, reconoce sentimiento del amor que ahora acoge. La vida juega con las emociones y estremece músculos ante conversaciones, oye la música y baila primeras danzas allí en la soledad de la protección, donde otras vidas respiran. Sabe bien cuando girar cuerpo y ve salida, la decisión de jugar este juego está en sus pequeñas manos, palpan las paredes de la cueva y el calor cubre desnuda fragilidad. Afuera mucho amor espera impaciente de sentir el aroma del comenzar, mirar los ojos brillar y acariciar pequeñas manos.

Un mundo espera y la espera … un mundo.

A todas las madres del mundo que esperaron, esperan o esperarán ese momento. Incluyo las no biológicas porque ellas han sentido todo esto en sus brazos.

Un comentario

  1. Y que bien lo describes. Sin poner la dedicatoria,al ir leyéndote me imaginaba a ese bebé.
    Me ha gustado muchísimo.

    Besines😘😘😘😘😘😘

Deja un comentario