Ya no …

No sé equivoque usted,

no le abandonó,

sola entre lava caminó,

y usted nunca estaba,

no rompió nada,

usted trituro

sin pensarlo

las venas del corazón.

Qué quiere confirmar

que le abandonó …,

hágaselo reflexionar

se fue donde los vientos

acariciaban.

Huyó despavorida

de la esclavitud vestida

con galanes de soledad,

ahora es tarde.

Ya no siente nada.

Es tarde para flores,

para la paz del desayuno

y la cama de la pasión,

es tarde para todo.

Ya no siente nada.

El barco ha zarpado

y de polizonte

ha embarcado,

en tierra ha errado.

Ya se lo he dicho.

Ya no siente nada.

Así que no la moleste

en buscar reproche,

camine tranquilo

en sentido contrario

a las agujas del reloj

donde está marcado

la hora exacta

en que palabras volaron.

Lo siento,

ya no siente

absolutamente

nada.

Un comentario

Deja un comentario