Terraza

Viven tirando el viento por su ventana, como si el mañana no trajera los suspiros del tiempo.

Alcohólicos de fin de semana, toman a risa lo creado, cenan mierda para mantener borrachera, mientras enseñan gayumbos después de ocho horas de sudor.

Apariencia del obrero un viernes cualquiera en un barrio cualquiera de una ciudad cualquiera.

Apuro mi camino, ya no me siento de aquí, tampoco de allí y de nuevo deambulo en donde nunca perdonarán diferente caminar.

Miro al otro lado, veo a obrero sin necesidad de aparentar y lo veo mendigar un poco de tranquilidad tras una semana sin tregua donde un ERE amenaza hipoteca.

Luego veo bondad y una sonrisa de alguien que mira más allá de aparente distancia, allí en el suelo esperan mesa en esta estancia.

Y al lado estamos el resto, con mirada pérdida recordando, con amigos en distancia y de teclado, con cigarro en boquilla o aspirando aroma de lo olvidado, estamos con pensamiento anclado a puerto con pasado, escuchando historias de vida y encajando puzzles de humos heridos.

La verdad, sigo viendo el camino y lejos mis pasos .

2 comentarios

Deja un comentario