Muerte del destino

Se sintió muerta cuando el pájaro posó sus alas sobre su lomo, incapaz de sentir las uñas clavadas sobre su piel arrastró el peso con las cadenas de la esclavitud, pesadas y oxidadas, se dejó emancipar y corrió lejos de aquel néctar.

Cómo el pájaro podia saber que aquel tronco estaba seco y herido en el corazón y que no percibía ninguna gratitud al sentir su tronco golpear deseo.

Lo cierto es que yo no soy pájaro ni tú árbol y ambos decidimos asesinar al destino que nos cruzó en aquella carretera, ahora vagamos entre las sombras.

Un comentario

  1. Más de uno/a se sentirán identificados con este poema.
    Yo la primera.

    Siempre digo que los que escriben ya sea poesía, prosa,cualquier género,una vez escrito ya pertenece a quien lo lea.Es como las letras de las canciones.Hay tantas que una escucha y pareciera escrita para mí.

    Tengo una que como anillo al dedo. La canta Clara Alvarado y se titula: Fuera de mi.
    Además es una gran actriz,joven, dinámica,tanto en teatro,musicales como en televisión.

    Besos😘😘😘

Deja un comentario