Deseo muerto

Aquel amor extinguido

olía a recuerdo putrefacto,

aniquilado por las zarpas

de los gusanos

deslizándose

por aquel aroma

a cadáver,

extinguiéndose

en una losa de olvido.

Por mucho perfume

que se echara,

aquel deseo

era ya cuerpo muerto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s