Desconocido

El tiempo juega

una y otra vez,

cuando paz asoma

tormenta amenaza

con rayos.

Lengua viperina

escupe palabras,

dagas atraviesan

frágil espalda.

Palabras transforman,

asesinan amor dado,

no se ruborizan

de sílabas lascivas.

El ser ha crecido,

y la hormonas

toman posesión

en el teatro.

Y nada puede hacerse,

un bofetón a la voz

te lleva al paredón,

el silencio de respuesta

encuentra puñetazo

de reproche.

Y me revuelve

tanto dolor,

de ver desconocido

sentado en mi balcón.

Un comentario

Deja un comentario