Escombro

Toda una vida

aire oliendo rosas,

sus vientos

escondían estiércol

de corazón.

Su aroma tan rancio

borro lo hermoso

y lo convirtió

en resaca de sueño.

Sus besos

vómitiva expectativa,

la misma,

en otros mares.

Mares surcados

por marinos,

que traspasan sus redes

en partidos caminos.

No aspires vida,

apática y vacía,

sin ninguna

pasión de risa.

Ríe, ríe

rancia sombra,

eres flor

en jarrón roto.

Rota quedará,

paso del tiempo,

cuando arrugas

perpetúen escombro

sin retorno.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s