Etiquetado y caducado

Puedes tapar mi boca con las curvas de tu cintura, acaso apretar la dentadura como si esa fuerza fuera capaz de arrasar alma.

Deslizar los dedos sobre sus patas y dejarse llevar más lejos de las maldiciones de verdades erradas en pensamiento.

Bloquear a la reina en la partida y sentirte más poderoso que el Dios que un día habitó los pies de tus raíces.

Pero jamás volverás a tocar mi piel, ni en los sueños robados, ni en el tiempo vaciado, ni en los vientos, ni en lo que reste de existir ….

Eres cenizas del pasado y yo aire sin dueño, apariencia es tu etiqueta, corto la mía …

comienzo a vivir.

Un comentario

Deja un comentario