Otra mosca más …

Aún recuerdo mi cabeza en aquel casco, ahora desprende telarañas, en estos momentos una ocupa mi lugar en algún punto de su ancho equipaje. Miro, nada siento, todo escondido en el refajo de aquella codicia. La araña me mira desde su telaraña, espera en vano, no es posible regresar al pasado para volar un rato. La observo desde la distancia, atrapa otra mosca y poco a poco absorbe su aire con avaricia. Lloro, pude ser yo, mientras se consumía reía. En su última bocanada se dió cuenta, era tarde …

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s