El regreso … una vez más

El cuerpo clama regreso

solicita visita del recuerdo,

apunta su nombre

en la lista del deseo.

Escucha sílabas volar,

las ordena

en perfecta sincronía,

para encontrar voz.

Y suenan

cómo infinito eco,

retorciendo piel

hasta saciar sed.

Reposa esfuerzo,

en el banco del acierto,

esperan

espuma de salitre.

Y deja correr

rio al mar,

con la catarata

en la prisa.

Voces del ayer

cuelan mirada,

vuelan sin remedio

encima de montaña.

El tiempo veloz

pasa

dejando instante

en cada parada.

Y el regreso morirá

en las arrugas

de veloz inocencia…

una vez más.

Un comentario

Deja un comentario