La belleza de la muerte

La noche estrellada

figuras mostraba,

más ocultas del día

en nube reposaban.

La mañana despereza

rayos dormilones,

acariciando silencio

del cielo que rompe.

Disfruta paz

de unas estelas

pérdidas,

ahora sin vida.

Quizás el tiempo

encuentre reloj,

donde posar horas

sin ningún temor.

Mientras el ocaso

de su esplendor,

despliega alas

ante dolor.

La ausencia

cada oscurez,

muestra belleza

en desnudez.

Deja un comentario