Remordimiento

El día que recorrí tabla periódica, desfile entre los símbolos de la Tierra que nos miraba. Encendí con precaución los restos de la ira caída para encontrar entre sus llamas el calor del verano en sólo una ráfaga de intento. El día que decidí volar lejos golpeé cimientos e hice temblar todo aquel silencio mientras el sol salía de nuevo. Quizás sea tiempo de volver a memorizar la vida que se escapa, tal vez debamos vaciar los vasos y brindar con el sabor de nuestros labios en un futuro que se rompe en cada brindis. Veo y pequeñez torna grandeza, para y mira el cerrojo oxidado del cuerpo clamando libertad. Curioso, ausenta erizada piel, no existe intención de arrancar vida, lo sabe y continua paso. Los animales no tienen miedo de unas manos que acarician herida. Quizás piense que el ser se aleja de animal y se acerca a la bestia a pasos de tiempo, sin remedio devasta el vuelo, asola sequía. Arrasa vida como quién cree ser poseedor de eternidad en efímera prosperidad. Llega el reflejo, pasa ticket y toca pagar, la bestia calma furia se acuerda de lo gastado mientras muere esencia entre avaricia de células que autoedestruían lo errado en camino. Era demasiado tarde, el arrepentimiento moría con él.

Un comentario

  1. Todo llega en su momento.
    Y la vida pasa factura al egoísmo,a querer poseer algo que no es suyo. La soledad será su fin.

    Me gustó mucho.
    Besos😘😘😘😘

Deja un comentario