Sueño de una fría noche de verano

Se coló en el sueño y no pude más que contemplar cuerpo, vacío de silencio caminaba sendero hacia nido donde cada noche escondía. Graznaba susurros en el sonido de una guitarra recordando las manos que con sutileza miles de palabras entre botellas rozaba. Lo vi saltar sobre los charcos para lanzar allí toda su rabia, picando motivos entre arañas que avanzaban. Mojó aquel sueño y no había chubasquero en el corazón, así que solo quedó sentir su pico como avanzaba sobre la montaña repleta de olas muertas. Desperté y el bufón caía entre el último chorro del último recuerdo, ese sueño había vencido a los otros y se quedaba danzando entre las redes de mi memoria.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s