El olvido

Aún sigo aquí

respirando señales

que me alejan

de la orilla.

Nado con todas mis fuerzas

para mantener a flote

alma negada

a ser florero de muerte,

árbol con raíces rotas

o noche sin estrellas.

Me alejo de lo racional

para zambullirme

en lo animal,

reposa amor.

El escaparate de los humanos

es tan frágil

y lleno de dudas,

que obvian lo esencial,

sentir con corazón.

Olvidaron el látido

en aroma de alcanfor

de un viejo recuerdo,

y se quedaron eternamente

flotando en su aroma.

Un comentario

Deja un comentario