Cueva

No más palabras,

ni sílabas

cayendo por boca

al acantilado del eco.

Cansada de excusas sin sentido

cerró la puerta del abismo,

girando cuerpo

sobre última roca.

Decidió en ese momento,

dejar sílabas errantes,

y mecer alma

en nuevo instante.

Ya no era necesario

motivos ni respuestas,

había entendido

entrelíneas.

Ese no era camino

tupido de telarañas,

veía entre niebla,

señales hablaban.

El cielo oscuro

agua turbia

hizo maletas,

y volvió a la cueva.

Acurrucada entre el frío

tenía más calor

que en el glaciar

de tanto dolor.

Estaba bien,

cosía heridas

con salitre

de tristeza.

Levantó cuerpo,

un pie y otro

recordó el camino

recobrando fuerzas.

Había sobrevivido

a la ventisca,

brisa asomaba

triste mirada.

2 comentarios

  1. Entre líneas, tú,si me lees.
    Todo apariencia.
    Silencio,dolor,miedo.
    La vida cambia igual
    que las personas.
    En la oscuridad
    pozo sin cuerda
    no hay salida
    Esperanza ausente.
    Llegará mi día,
    silencio y sonrisa
    oculta mi día a día.

    Besos😘😘😘

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s