Pensamientos energéticos

Miles de pensamientos toman cuerpo, dan ordenes al cerebro, se resguardan de la veloz lluvia en algún recuerdo. Cuando cesan y el sol brilla, salen de la memoria y vuelven a mi puerta, tengo una barrera que los frena en seco, les convenzo de que razonen motivos y me den ecuación con tiempo, así, levanto frontera infranqueable a negativos, suelen ser más testarudos. Luego están los fuertes, los que dominan mi corazón sin compasión y obligan a alejarme de erróneos cupidos, aveces se pelean, se tiran unas neuronas de un lado a otro, desordenan el armario y liberan de la prisión al taciturno diablillo. Entonces, me pongo sería, saco mayor energía con su particula de espada y los manda a todos al Cosmos de lo incierto, a pensar un poco. Suelen rectificar, al final sólo quieren jugar.

Rayos cósmicos ultraenergéticos

Desde el espacio exterior llegan a la Tierra innumerables partículas. Aunque este fenómeno se conoce desde hace tiempo, hay algunas de ellas cuya energía desafía toda proporción. En 1991, un experimento en Utah detectó las huellas de la que más tarde pasaría a conocerse como «partícula OMG», por las iniciales de la expresión inglesa Oh my God! («¡Oh, Dios mío!»): una partícula con una energía de 320 exaelectronvoltios (320 × 1018 eV), la misma que tendría una pelota de tenis rápida. Por fortuna, tales partículas aparecen con muy poca frecuencia y, cuando llegan a nuestro planeta, se ven frenadas por la atmósfera.

2 comentarios

  1. Me gusta el poema,pero también el texto que viene debajo.
    Los dos dicen lo mismo ,pero de forma distinta. Eres una crack.

    Besos😘😘😘😘😘

Deja un comentario