La última faraona

Rubíes y esmeraldas

tímida mirada,

feroz mueve pantera

entre manos fuertes.

Opulencia en piel

fingiendo ser,

acomodado guante

mira desafiante.

Se oye canto de sirena

aroma de traición

colándose con devoción,

lo conoce.

La reina del Nilo

triste huye,

tierra clama,

alma dulce

otros abrazan.

Más allá del amor,

pura fascinación,

quedará así grabada

en la historia del corazón.

El ocaso llegó

lozana se la llevó,

víbora en piel

herida causó.

Dulce morir en brazos

del destino,

tan joven y efímera,

mujer acorralada.

Hoy restos vagan

con el amor

del último aliento,

ocultos a la piel humana.

Su amor se agazapa

en los párpados de sus ojos

aún … siguen …

sin entender.

Un comentario

Deja un comentario