Estado febril

Rara me encuentro cuando camino en otro puente, siento pasos ajenos, ramas se presentan ante mi, dispersas, alejadas atacando coraza. Dejo disparos atravesar corazón, porque sé que de todos modos iban a ser balas. Tanto dolor veo en vaina, propagando pólvora a los vientos, que nada extraña, nada sorprende a un corazón herido que calla cicatriz entre fulminante pensamiento.

Un comentario

Deja un comentario