Búsqueda

La intensa luz se apaga ante mí con la ligereza de una sofocada tormenta, deja su rastro la ausencia abandonada tras de si.

Mi voz va detrás de la claridad, la llama, la quiere abrazar para que nunca más apague corazón.

Ella no escucha y empieza a parpadear lágrimas, volando tras la gaviota que busca fulgor.

Con su pico la embarga, la llena de brillo destellante, como si el cielo hablara a través del recuerdo y quisiera regalar respuesta a cada pregunta.

Sigo buscando dónde sé que la oscuridad abraza silencio.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s