Último deseo

Allí reposaban

embriagados

en eternidad,

acariciando

inerte destino.

Su último deseo

tocar ala muerta

en el último espasmo

de aquella corta vida.

Sólo el viento

podía separar cuerpos

y alejar pensamiento,

de aquel gélido Invierno.

Llegó con su furia

y separó lo inseparable

con sólo un soplido

de última esperanza.

Tanta belleza

no sobrevivió destino,

tanta fealdad

no salvó amor.

Ya nada es,

cuando todo

sin remedio

deja de ser.

Un comentario

  1. Me encanta.

    Me araña el alma el final
    tan certero.

    Ya nada es,
    cuando todo
    sin remedio
    deja de ser.

    Besines😘😘😘😘😘

Deja un comentario