El 7

El 7 de Septiembre, la brisa rozó comisura y la música deslizó sonrisa entre el eco de la prisa. Debieron lanzar su boca hacia la ventana del tiempo y comer con pasión la fruta de los años, sin embargo, eterno silencio cautivó momento y lo encarceló con sumo cuidado en el archivador del fracaso. Ese día recordó que una vez vendió alma al diablo y lo transformó con delicado néctar en bullicio de verano, mis ojos cierran el día y esperan el nuevo día con el desconcierto de un nuevo cuerpo en un nuevo planeta de la boca de un más allá paralelo a los ojos de un ciempiés. Otra noche en blanco, con la orquesta de la duda salpicando sábado noche entre las baterías de un eco … consternado … de tanto jaleo.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s