Instante 10:45

Asalto el arco iris

de la tierna mirada,

la dejo fluir

entre el río que baja.

Tomo posesión

de montañas más altas,

subiendo peldaños

bien afilados.

Respiro el aire

sobreviviendo humo,

renace la vida

en el iris del brillo.

Apurando la última gota

cae por su boca,

directo al latido

del pensativo recorrido.

Es sábado

el cielo me cuenta,

ayer y anteayer,

cada día de la semana

lleno de esperanza.

Se fue como ave sin rumbo,

surcó la huida,

entre los aleteos

de la corta vida.

Un comentario

Deja un comentario